A principios de 1990, Schrader estaba desarrollando la primera generación de tecnología de sensores que medía la presión y la temperatura de los neumáticos. En 1993, Schrader presentó la solicitud para la primera patente sobre TPMS y el 4 de febrero de 1997, el inventor de Schrader Jerry Robinson recibió la patente nº 5.600.301 como “Sistema de supervisión remota de la presión de los neumáticos empleando identificación de ruedas codificada y transmisión de radiofrecuencia, permitiendo la recalibración en caso de sustitución o cambio de las ruedas”. Los primeros vehículos de producción en los que se instaló la tecnología de TPMS de Schrader salieron de la cadena de producción en 1997, con las plataformas Chevrolet® C5 Corvette y Prowler. A continuación se produjeron otras innovaciones de quita y pon, como la válvula "inmediata" de Schrader para TPMS (el inventor de Schrader, Frank Banzhof, recibió la patente estadounidense nº 6.005.480 el 21 de diciembre de 1999). Siguiendo con su trayectoria de éxito, en 1999 Schrader equipó el Renault® Laguna con un sistema de TPMS completo, lo que dio como resultado la primera producción en masa de un vehículo con TPMS. Después se unieron otros fabricantes del sector de la automoción. Sin embargo, el siguiente punto de inflexión fue la legislación TREAD, que dio el impulso definitivo a la adopción de TPMS en Estados Unidos, a principios de la década del 2000.