¿Por qué es importante TPMS?

Todos los años, casi 15 millones de vehículos nuevos llegan al mercado norteamericano y la ley exige que todos incluyan la tecnología de TPMS. En 2006, a solicitud de Schrader, una firma de estudios independientes calculó que existían 14,5 millones de vehículos equipados con TPMS en circulación en América del Norte. Este número creció hasta 42,7 millones en 2008, 64,6 millones en 2010 y se espera que alcance los 146,8 millones en 2016. TPMS es una tecnología cada vez más importante para los consumidores, tanto si están familiarizados con la tecnología como si no. Los motoristas pueden notar los efectos de una presión incorrecta de los neumáticos, tanto en la carretera como en el bolsillo. Afecta a la frenada y a la conducción de los vehículos. Marca una diferencia en el desgaste de los neumáticos. Los neumáticos con la presión correcta pueden hacer que el consumo de combustible sea mucho más eficaz y ahorrar dinero, lo que resulta especialmente importante con los cada vez más altos precios del mismo. Así mismo, disminuye las emisiones de carbono y el impacto sobre el medioambiente. TPMS comprueba automáticamente la presión de los neumáticos y alerta a los conductores cuando la presión es baja. La incertidumbre no tiene ya cabida y se ahorra tiempo y dinero.

La proliferación continua de vehículos equipados con TPMS en el mercado de los recambios ha provocado una demanda creciente de instalaciones de reparaciones y mantenimiento. De forma similar, los fabricantes de coches en todo el mundo siguen necesitando sistemas de TPMS directos que cumplan sus especificaciones exactas sobre rendimiento, tolerancia de las válvulas a la alta velocidad, etc. El crecimiento significativo del número de vehículos equipados con TPMS significa que los conductores, servicios de mantenimiento y reparaciones y fabricantes de vehículos buscan soluciones de TPMS completas y sencillas que no fallarán cuando se las ponga a prueba.